No paramos de ver en las noticias que nuestro apreciado café está subiendo de precio y se estima que lo hará más a lo largo de los próximos meses, pero ¿realmente subirá tanto el precio del café como para tener que reducir su consumo?

Yo me he hecho esa pregunta muchas veces desde que saltó la noticia y he llegado a las siguientes conclusiones:

. El precio del café está subiendo al igual que lo hacen otros productos importados debido a la crisis mundial en el sector del transporte. Como ya todos sabemos, miles de contenedores esperan en los principales puertos mundiales a ser cargados/descargados, encareciendo así el precio del porte (mayor gasto de combustible, mayores aranceles, mayores gastos portuarios).

. El cambio climático es un hecho, y como comentan los productores de países como Colombia, un ligero cambio en la temperatura y el nivel de humedad afecta muchísimo tanto a la cantidad como a la calidad final del grano de café.

. La situación en España no ayuda con la crisis de los transportistas que siguen anunciando paros durante la época navideña. Afortunadamente, según indica la patronal de los transportistas, estos paros serán temporales y en unas semanas, meses en el peor de los casos, todo volverá a la normalidad.

. El café es un producto con una gran demanda y casi podríamos decir de primera necesidad, y como suele suceder con los productos más demandados, son los que más suben de precio.

. Seguramente no lleguemos a pagar por un buen café arábica el precio de un café de civeta, pero podemos empezar a prepararnos para una buena subida de precio en nuestros cafés favoritos.

Quizás sea un buen momento para descubrir pequeño productores / tostadores locales para amortiguar estas subidas de precio y de paso favorecer el comercio local y reducir nuestra huella ambiental.